La importancia de la flexibilidad

No soy flexible, no tengo paciencia, y me siento ridículo en esta postura. Puede que alguna de estas afirmaciones, si eres nuevo en Yoga, te suene.


Es bastante frecuente escuchar que necesitas ser flexible o cumplir determinadas condiciones. Esto es una idea equivocada de lo que realmente es yoga. Es posible, que sea uno de los efectos secundarios que tiene esta practica. Si hay alguna parte de tu cuerpo que necesita ganar flexibilidad, ese es tu cerebro.


La practica va mas allá del ejercicio físico, es más un trabajo de tu mente que de tu cuerpo. Simplemente usamos nuestro cuerpo para poder profundizar en nuestra mente, y es muy difícil no hacerlo bien.


Desde el momento en el que pones un pie en la esterilla por primera vez, ya estás mandado a tu cerebro una señal de que ahora, tú tienes el control. De hecho, este es uno de los objetivos de yoga, que tu mente no controle tus pensamientos.


Durante un periodo de tiempo y en determinadas posturas, nos concentramos en nuestra respiración. Esto no es fácil, más bien es una batalla constante en la que tu cerebro te bombardea con todo tipo de distracciones, le incomoda sentirse forzado a hacer algo que no quiere.